Hablar en público. Trucos y consejos para controlar los nervios

Hablar en público siempre genera un cierto nerviosismo. Recuerdo el momento en que tenía que preparar mi exposición oral para el colegio como uno de los más terroríficos de esos inocentes años. Aparentemente, no había ningún motivo por el cual uno pudiera ponerse nervioso por una simple exposición en público entre amigos y compañeros de clase, que, lejos de reírse de tus errores, iban a estar más pendientes del fatídico momento en que les tocase a ellos.

Boca seca, temblor en las manos, aceleración de las pulsaciones, sudor frio, inseguridad, nerviosismo en la voz…son solo algunos de los síntomas que podemos sentir cuando nos toca hablar en público durante una presentación o exposición. No hay porqué preocuparse, nos ocurre a todos. En realidad, esa sensación es necesaria para realizar una buena presentación, siempre y cuando esté bajo control. Veamos cómo gestionarla para que juegue a nuestro favor:

Antes de hablar en público

  • 1) Prepara el tema a consciencia

    Puede parecer obvio, pero es el primer paso que debes tener en cuenta para hablar en público. Si tienes opción de elegir un tema, escoge aquel que realmente te guste y te motive. Haz tu trabajo sobre lo que realmente te atraiga. De este modo te resultará mucho más fácil explicarlo y recordarlo sin perder el hilo de la exposición.

  • 2) Motívate

    Visualiza el éxito. Debes recordar que hablar en público no es una amenaza, es una oportunidad. Se trata de una oferta que se te presenta para poder demostrar todo lo que sabes (y disimular lo que no sabes).

    Una de las formas que utilizo para motivarme y relajarme es escuchar música antes de comenzar con las exposición, la música es como una válvula de escape que te libera por un instante de la tensión en la que estas inmerso por la exposición.

  • 3) Vístete para la ocasión

    Es evidente que la ropa que lleves va a depender del contexto en que realices tu exposición oral. No será lo mismo presentar ante un jurado tu tesis doctoral que exponer un trabajo a tus compañeros de bachillerato o realizar una jornada de formación en tu lugar de trabajo.

    Lo más importante – aparte de vestirte de manera más o menos formal según la ocasión -, es que la ropa que uses sea lo más cómoda posible. No te pongas prendas que te vengan demasiado apretadas y que te impidan moverte con naturalidad y fluidez.

    Va a ser muy importante el movimiento con los brazos ya que si no logras contrar estos movimientos, lo que ocasionaras es nublar tu propio mensaje y distraer a tu audiencia, la expresión corporal combinado con una vestimenta adecuada, sin duda te dará excelentes resultados.

  • 4) Tu exposición oral sin prisas

    Llega con tiempo de sobra. Inspecciona la sala en la que vas a tener que realizar tu presentación y asegúrate de situarte en un espacio ancho en el que puedas moverte y dar sensación de que controlas tu espacio.

    Si vas a apoyar tu exposición con un Power Point, anotaciones en la pizarra o con Prezi, es recomendable que busques un portátil/tablet que te permita guardar toda la información para futuras presentaciones además de posibilitar la conexión con el proyector del que la sala disponga. Podría pasar que por alguna razón internet hubiese dejado de funcionar en ese lugar, o que la versión del programa que usas no esté instalada en el ordenador que ellos tienen disponible. En este caso, también puedes cubrirte las espaldas con un módem inalámbrico para tu PC, muy útil para muchas otras situaciones.

    Si quieres evitar el riesgo de tener que realizar tu exposición oral sin el material de apoyo que habías preparado, también puedes hacerlo de una manera más económica con una de estas memorias USB que te evitarán depender 100% de internet.

    El momento de hablar en público

  • 1) Bebe agua

    En los segundos antes de empezar tu presentación, toma un trago de agua. El cuerpo humano genera adrenalina en situaciones en las que cree que estamos en peligro. Se trata, pues, de una hormona que nos prepara para la reacción de lucha o huida. Pero, recordad, no estamos frente a una amenaza, sino delante de una oportunidad. Engaña a tu sistema nervioso bebiendo un trago de agua y haciéndole ver que no corres ningún peligro. ¿A caso te pararías a beber un momento si estuvieras huyendo de un león?

  • 2) Consigue una imagen de controlar el tema

    Ni se te ocurra llevar un folio entero con miles de anotaciones. Mi consejo es llevar pequeñas fichas con palabras clave de cada apartado y que te sirvan de apoyo en un momento dado. También es conveniente que te anotes las citas que hayas podido usar. En ese caso, leer la cita desde el papel, podemos considerarlo aceptable.

    En definitiva, evita leer. Expón tus ideas con una postura corporal erguida, intentando mirar a todas las zonas donde haya público, con las manos siempre visibles y acompañando el discurso con ellas. El cuerpo en dirección a la audiencia y, si tienes espacio, dar varios pasos para cambiar de posición mientras hablas. Ocupar todo el espacio dará al público una sensación de seguridad en ti mismo.

  • 3) No tengas miedo a los silencios

    No rellenes los huecos entre frases con coletillas ni frases sin sentido. Un silencio ayudará a resaltar aquello en lo que quieres hacer hincapié. También los puedes generar a través de preguntas abiertas a la audiencia. Interactuar con ella te ayudará a mantenerlos despiertos y atentos a tu exposición, lo cual siempre se agradece.

    Los silencios controlados ayudan de forma significativa a mantener el autocontrol y nos relaja, brindándonos mayor confianza ante la audiencia y empoderarnos del tema que estamos tratando, inlcuso, nos da una pauta pequeña para repasar una idea antes de expresarla o de recordar algún dato que necesitemos dar a conocer.

Para ampliar la información, te recomiendo adquirir uno de estos libros, te ayudará mucho “Hablar en público” de J. Blascke o “Hablar en público: técnicas de comunicación oral y preparación de discursos y presentaciones” de Jose M. Garcia, que te ayudarán a mejorar tu oratoria.

Por otro lado, puede que estés pensando en preparar tu entrevista de trabajo usando algunas de estas técnicas. No dudes en consultar nuestro post acerca de cómo vestirte para esta ocasión.